viernes, 6 de febrero de 2015

Espera

No esperes que lo intente,
que busque tu mirada,
que aspire a escucharte
por encima de sí misma.
No esperes que aulle
y se ponga melodramática
en tus espacios vacíos,
y escriba tu nombre
con restos de matriz
en las madrugadas 
de incienso y tambores.
No esperes manjares,
altares, ni rezos.
No esperes compresión,
ternura.
Espera en pie, 
espera la carrera salvaje
de la que huye despavorida
dejando atrás su propio artificio.



1 comentario:

victoria dijo...

Siempre hay que esperar amiga mia´´La esperanza no se debe perder!!

Ha sido un placer el leerte

Con cariño Victoria