domingo, 19 de mayo de 2013

No estaré, no estoy, nunca estuve

Como un personaje de ficción mal construido,
ridícula parodia de ti mismo.
Ya no sabes ni quién eres.
Pestilencia, pis en el suelo, resaca.
Sabanas sucias.
Sudor, sangre, semen.
Soledad.
El frío te cala los huesos.
Eres un perro rabioso aullando en posición fetal.
La compasión ríe a carcajadas a los pies de tu cama.
Yo... También me río.
No estaré, no estoy, nunca estuve.


1 comentario:

Mahler N dijo...

...





Tu postura más asidua, o preferente, cuando te entregas a Morfeo :

Duermes en el lado izquierdo de la cama, mirando hacia la derecha, boca abajo, abrazando la almohada que queda más cerca de la puerta de la habitación (obviamente), tu pierna izquierda plegada y la derecha estirada.

Ah!, y al menos en verano... completamente desnuda.