miércoles, 14 de mayo de 2014

Mi jodida brillantez

En terapia de relax contra la muerte,
viendo porno amateur en un autobús,
diazepanes como kikos pa´ mi boca,
los sobacos más peludos que un mamut.
Entre Disney y Mr. Torbe todo el día.
Bragas sucias, gafapasta, 
moño en alto, dos gotitas de "Chinnel".
Un pastel de chocolate con las manos.
Tus mentiras que resbalan por mis piernas,
como gotas de pipí al mear de pie. 
Mi jodido sentimiento de justicia, 
que es más grande que el cerebro de tu ex.
Y mi cara soñolienta,
y mis letras siempre atentas,
mi jodida brillantez, mi sordidez. 


2 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Precisamente tu brillantez será quien te rescata de un mundo en el que estás sumida y no te gusta.

Un abrazo.

Mahler Deán dijo...

¿En qué línea?. La del autobús, digo