jueves, 5 de junio de 2014

No te acostumbres

No te acostumbres.
No te acostumbres a ver su cuerpo al otro lado de la cama, 
a respirar como si la vida fuera a ser eterna,
a mirarte en el espejo sin pararte a sonreír.
No te acostumbres,
a que la gente te mienta por costumbre,
a ver el cielo como si no fuera un milagro,
a no mostrarle al mundo tus más grandes enojos.
No te acostumbres.
No te acostumbres a lo intangible del anhelo,
ni a obligarte a ser más fuerte cuando no quieras luchar,
ni a vivir rodeado de enemigos.
No te acostumbres.
No te acostumbres a retener las carcajadas,
ni si quiera las que puedan herir a los demás,
ni al sonido de mil puñados de cerrojos,
ni a los cientos de plebeyos que te quieran alcanzar.
No te acostumbres. 


6 comentarios:

Chloe ☁ dijo...

simplemente precioso.

Mahler Deán dijo...

Dicen que las personas humanas son animales de costumbres.


A mí me gusta creer que soy un humano animal. O viceversa ;)

María Jiménez dijo...

Cuanta razón tienes, a veces nos llevamos por las costumbres y no mos damos cuenta de todo lo que nos estamos perdiendo. Besos ^_^

Carolina. dijo...

Hola, te pasas por mi blog http://mieternoamorporloslibros.blogspot.com/ :) tu blog esta chulis

Dani Areny alonso dijo...

Me encanta también tu trabajo :D

Manuel J. Gonzalo dijo...

Nos acostumbramos a lo bueno y sólo nos damos cuenta cuando nos falta, es cierto, hay que desacostumbrarse.

sientoluegoexisto.blogspot.com.es