viernes, 11 de julio de 2014

El último unicornio

A veces solo espera ser rescatado,
o tener más facilidad en eso de fingir
o tanta fuerza como una estampida de elefantes,
o desplazarse como una estrella,
recorrer el cielo a gran velocidad,
y luego desaparecer sin hacer ruido.
Y es que no imagina que él es todo lo que deseamos:
una mota dorada en un mar de barro,
el último unicornio entre asnos. 


3 comentarios:

idolidia gonzalez dijo...

Exelente! Siendo uno mismo,es la mejor manera de agradarle a la gente.....Por lo menos a mi no me gustan los estereotipos inventados.Felicidades..! Has dicho mucho en pocas palabras. :)

Ignacio Zurrián dijo...

Me has hecho recordar cómo se cazan los unicornios.

Mahler Deán dijo...

Sí :
"El último unicornio entre asnos"

Precioso. Genial