jueves, 14 de agosto de 2014

Cuando todo era improbable

Cuando eramos niños y jugábamos a escondidas,
y sin saberlo te conocía,
y sin saberlo me conocías.
Mucho antes de que me quitara las sandalias en tu habitación
y me diera la vuelta y me encontrara con tus ojos
y tu risa y tus palabras tiernas. 
Cuando soñabas en mil idiomas y dibujabas arcoiris, 
cuando eras consciente de los desastres
y una mano pequeña te instaba a seguir. 
Cuando todo era improbable y había un millón de almas de distancia,
cuando estaba triste y las figuras volaban,
como nuestros pensamientos, allá en lo alto.
Cuando no había sucedido nada,
cuando ya había sucedido todo.




2 comentarios:

Limadita Bukowski dijo...

Que belleza tener un niño interno.

Pececillo Carrousel dijo...

"Y sin saberlo te conocía,
y sin saberlo me conocías".

Maravilloso <3

Miss Carrousel