lunes, 18 de agosto de 2014

Sin querer y a quema ropa

No hay nada más innegable
que el llanto desesperado de un cuerpo desnudo
ante la certeza de lo inevitable
ante la certeza de la traición inminente
a quien menos lo merece
de parte de quien menos lo espera
con el arrepentimiento en sus entrañas
mucho antes de haber sacado la navaja
sabiendo que eso que siente
será lo más real e inexplicable de su vida
y lo perseguirá siempre
hasta que dé el ultimo aliento
y aun entonces no querrá perdonarse
ni que nadie lo perdone
aferrándose a esa realidad que sin proponerselo
le enseñó el significado de querer a a alguien
sin querer y a quema ropa. 



5 comentarios:

Pececillo Carrousel dijo...

Ese llanto, ese vacío parece inundarlo todo cuando nos sentimos traicionados, olvidados, desconocidos. Intentamos encontrar una salida, un "alomejornoescierto", luego solo nos queda un corazón carbonizado después de querer tanto.
Me encanta! Precioso.
Besitos.

Miss Carrousel

Katrina dijo...

Es tan grande el dolor de la traición. Pero también hay sufrimiento en quien traiciona, también hay arrepentimiento, confusión culpa... Hay cosas que no tienen salida posible, hay veces que querer siempre lleva a que alguien sufra.

Saludos

Miguelo dijo...

estas palabras transmiten mucho dolor. escribes muy bien

Oski dijo...

Cuando se deposita la confianza en alguien es inevitable sufrir cuando te traicionan, incluso cuando nos traicionamos a nosotros mismos, el tema es que en la primera opción no tenemos ningún poder de decidir las cosas, en el segundo podemos elegir hacerlo o no.

Salud.

JOSE-MARIA dijo...

Quizá que el mejor perdón es aquel que nos otorgamos a nosotros mismos...