viernes, 19 de septiembre de 2014

Necesidades

Con esta necesidad tan grande de abrigarme el alma,
de días de lluvia y nublos de cielo londinense,
de encerrarme en casa y cubrirme con cien mantas,
hasta desaparecer convertida en un iglú acolchado.
Ganas de siestas infinitas y ronroneos constantes,
descafeinados en tazas de color pastel y bolis de patitos.
Ganas de interrumpir el silencio con gemidos,
los gemidos con palabras de amor,
las palabras de amor con el silencio.


3 comentarios:

nihilomnisveritasest dijo...

Ganas, muchas ganas :)

Juan Antonio B. dijo...

Siestas en los jardines imposibles de las Hespérides.

Some books you read dijo...

Me han dado ganas de que llegue el invierno, ya!
Te hemos seguido!
Besos y nos leemos! ^^